El infinito. Leopardi.

fotografía de César Zarallo. Hoces del río Duratón (Segovia)




Siempre amada me ha sido esta yerma colina

y este seto, que impide a la mirada

ver el último período del ocaso.

Mas sentado e imaginando el interminable

espacio tras ella y los sobrehumanos

silencios, y la profundísima quietud

me sumerjo en mi pensamiento; allí donde por poco

el corazón se me estremece. Y como oigo el viento

silbar entre estas plantas, yo este

silencio infinito a esa voz

voy comparando: y me sugiere la eternidad,

y las estaciones muertas, y la presente

viva, y el sonido de ella. Así en esta

inmensidad se ahoga mi pensamiento:

y me es dulce naufragar en este mar.



Giacomo Leopardi Antici






L'infinito es un poema que el propio autor, Giacomo Leopardi, ubicó dentro del haz de poemas al que denominó "Idilios", pudiéndose considerar a éstos como la cumbre de su producción poética donde se hace máxima la armonía entre sentir, pensamiento y lirismo. El poema que tratamos destaca por su estremecedora belleza; la expresión verbal que fluye no entorpece la marcha de los largos razonamientos y permite a la tensión lírica ir alcanzando cotas inefables. (Traducción y fragmento pertenecientes a un artículo de Luz Sirvent y José Julián Morente; "Cielo y tierra", 1983. vol. 2.)




No hay comentarios: