La luz que inunda de alegría. Tagore


Kandinsky



¡Luz, luz mía, luz que llamas al mundo, luz que besas los ojos, que haces dulce el corazón!


¡Ay, cómo salta la luz, amor mío, en medio de mi vida! ¡Cómo hiere, amor mío, las cuerdas de mi amor!


El cielo se abre, y corre loco el viento, y la risa se desboca por toda la tierra.


Las mariposas tienden sus velas por el mar de luz, y sobre la cresta de las olas de luz, abren lirios y jazmines.


La luz se derrite en oro en cada nube, amor mío, y luego se derrama en pedrerías sin fin.


Un alborozo nuevo va de hoja en hoja, amor mío, un gozo sin límites. ¡El río del cielo ha roto sus riberas, y todo brilla, inmensamente inundado de alegría!




R. Tagore.


No hay comentarios: