Amor divino




Sí, ya sé, amado de mi corazón, que todo esto, esta luz de oro que salta por las hojas, estas nubes ociosas que navegan por el cielo, esta brisa pasajera que me va refrescando la frente; ya sé que todo esto no es más que tu amor.


Esta luz de la mañana, que me inunda los ojos, no es sino tu mensaje a mi alma. Tu rostro se inclina a mí desde su cenit, tus ojos miran abajo, a mis ojos, y tus pies están sobre mi corazón.


R. Tagore




Música: Ennio Morricone
Cinema Paradiso soundtrack final Tema finale final theme

2 comentarios:

@Dew@ dijo...

Hermoso espacio, hermosas reflexiones que le dan al alma una cuota de esperanza y paz. La vida a veces nos deja en una estación pero ,también nos da esos minutos de libertad para regocijarnos en rincones tan bellos y profundos como lo es tu espacio. No cambies jamás tu sublime esencia,personas como tú son necesarias para colorear esta existencia que para muchos es sólo gris.

Camila dijo...

Coincido plenamente que son muy bellas reflexiones. Las imágenes muestran lugares muy bellas para descansar que son mis elegidos cuando me voy de vacaciones. Por eso suelo elegir los paisajes de san carlos de bariloche