Ascensión del vivir. Aleixandre

Santiago Rusiñol

ASCENSIÓN DEL VIVIR

Aquí tú, aquí yo: aquí nosotros. Hemos subido despacio esa montaña.

¿Cansada estás, fatigada estás? "¡Oh, no!", y me sonríes. Y casi con dulzura.

Estoy oyendo tu agitada respiración y miro tus ojos.

Tú estás mirando el larguísimo paisaje profundo allá al fondo.

Todo él lo hemos recorrido. Oh, sí, no te asombres.

Era por la mañana cuando salimos. No nos despedía nadie. Salíamos furtivamente,

y hacía un hermoso sol allí por el valle.

El mediodía soleado, la fuente, la vasta llanura, los alcores, los médanos;

aquel barranco, como aquella espesura: las alambradas, los espinos,

las altas águilas vigorosas.

Y luego aquel puerto, la cañada suavísima, la siesta en el frescor sedeño.

¿Te acuerdas? Un día largo, larguísimo: a instantes dulces; a fatigosos pasos; con pie muy herido:

casi con alas.

Y ahora de pronto,, estamos. ¿Dónde? En lo alto de una montaña.

Todo ha sido ascender, hasta las quebradas, hasta los descensos, hasta aquel instante que yo dudé y rodé y quedé

con mis ojos abiertos, cara a un cielo que mis pupilas de vidrio no reflejaban.

Y todo ha sido subir, lentamente ascender, lentísimamente alcanzar,

casi sin darnos cuenta.

Y aquí estamos en lo alto de la montaña, con cabellos blancos y puros como la nieve.

Todo es serenidad en la cumbre. Sopla un viento sensible, desnudo de olor, transparente.

Y la silenciosa nieve que nos rodea

augustamente nos sostiene, mientras estrechamente abrazados

miramos al vasto paisaje desplegado, todo él ante nuestra vista.

Todo él iluminado por el permanente sol que aún alumbra nuestras cabezas.

Vicente Aleixandre








Anglada Camarasa



Joaquín Sunyer de Miró


Blogalaxia Tags:

No hay comentarios: