Blas de Otero/ Rachmaninov

Pintura: David Knowles







LUEGO

Cuando te vi, oh cuerpo en flor desnudo.
creí ya verle a Dios en carne viva.
No sé qué luz, de dentro, de quién, iba
naciendo, iba envolviendo tu desnudo

amoroso, oh aire, oh mar desnudo.
Una brisa vibrante, fugitiva,
ibas fluyendo, un agua compasiva,
tierna, tomada entre un frondor desnudo.

Te veía, sentía y te bebía,
solo, sediento, con palpar de ciego,
hambriento, sí, ¿de quién?, de Dios sería.

Hambre mortal de Dios, hambriento hasta
la saciedad, bebiendo sed, y, luego,
sintiendo, ¡por qué, oh Dios!, que eso no basta.

Blas de Otero

2 comentarios:

Adrián J. Messina dijo...

Hola querida amiga, hiciste un triángulo apasionado entre poesía , música y pintura. Siempre con estos regalos tan bellos.

Fuertes abrazos.

Volarela (Maite Sánchez Romero) dijo...

Gracias, Adrian. Combinar a estos genios del arte es algo que me encanta y más si lo disfrutan personas tan sensibles como tú.
Un fuerte abrazo.