Haikus. El instante



Bashô:

“Haiku es simplemente lo que está ocurriendo en
este sitio, en este momento”.
“La verdad inmutable en forma cambiante”





Cuando mi vida
atiende al crisantemo,
se tranquiliza.

Shuoshi





En este mundo
encima del infierno,
viendo las flores

Issa



Por donde hay hombres,
habrá moscas, y habrá
Budas también.

Issa




Leve es la primavera:
sólo un viento que va
de árbol en árbol.

Aaró




Blanco rocío.
Cada púa en la zarza
tiene una gota

Busón





A la intemperie,

se va infiltrando el viento
hasta mi alma.

Basho



Viento otoñal.

Dentro del corazón,
montes y ríos

Kioshi




Callada calma,
ese jirón de nubes
duerme en el agua.

Buson


***

Fuente de las imágenes: Proceden de Internet, sin contener el autor. Sin embargo, creo que la mayoría de las de aves y flores son de Lou Dahua, un pintor chino actual.

Los dos pequeños cuadros del final pertenecen a Liao Lin Shen y Yang Zi Ann, también contemporáneos.

La selección de haikus se la debo a stelazul, del foro: http://www4.loscuentos.net/forum/8/453/


La posesía japonesa. Jodorowsky



Alejandro Jodorowsky: Hoy quiero hablar de la poesía japonesa. Hay un libro de Tanasaki “Elogio de la sombra” donde cuenta que una multitud de japoneses, en cierta época del año, toman un tren para ir a ver caer las flores de los cerezos, que sólo se abren durante tres días para luego se desprenderse de las ramas como una lluvia blanca. Toda la poesía japonesa habla de la permanente impermanencia del mundo, de la belleza sublime de lo efímero. Para ilustrar esto, un haiku:

“Corazón del silencio
caracol de río
en el agua pura”.

(El caracol de río, es un pequeño animal acuático cuya imagen evoca irresistiblemente la Primavera. Los poetas lo celebran en numerosos versos.)
A este caracol de río en el agua pura, lo comparo a mi ego. Como él, estoy limitado por un caparazón de ideas, sentimientos, deseos y necesidades, legados por la familia , la sociedad y la cultura. Encerrado en la prisión de mi identidad artificial, como el caracol de río, anido en un tiempo que se desliza, se desliza, se desliza. Estoy en medio del río del tiempo. Estoy dentro de mí mismo, dentro del silencio esencial, ahí donde no hay palabras, ni ideas, ni definiciones, donde las emociones se hacen transparentes, los deseos reposan tranquilos, en paz, en seguridad, en mi verdadero ser, que es el inefable ser del Cosmos. Yo soy el caracol de río, yo soy el corazón del silencio, limpio de toda posesión, de todo deseo de permanencia, de toda apropiación de palabras. Por mi alma se desliza el Tiempo como un agua pura, como una transparencia vivificadora. En la luz total, en la pureza absoluta, en el silencio infinito, soy un caracol hermoso pulido por las siglos, transparente, indefinible, liberado de lo ilusorio, cayendo en todo instante como una lluvia de pétalos blancos. ¡Por fin respiro! Estoy solo en medio del río, pero unido a todo el Universo. Contigo, mi pareja, con ustedes, mi familia, mis amigos, mi país, mi planeta, mi cosmos, palpito en el silencio eterno.
Fuente: El corazón de la Poesía I. Plano Creativo: http://planocreativo.wordpress.com/

Disney/Stravinsky. El pájaro de fuego



Os invito a ver este video que ilustra con maravillosa fantasía el renacer cíclico y eterno de la vida.

Es el último de los cortos de la película de Walt Disney "Fantasía 2000".