Amarillos de Vang Gogh












Los colores cálidos de Vang Gogh, especialmente el amarillo, no son colores, son clamores. El trigo clama su alegría a todos los vientos; los objetos claman su presencia contundente y vigorosa de testigos silenciosos; las flores no se están quietas en sus floreros de tanto fuego que les arde; las estrellas del sombrío cielo duermen con sus ojos extasiados en su propia llama amarilla; los zapatos descansan de su intenso viaje por la vida y reflexionan sobre su cansancio, con la agotada piel reflejando oro.

Todas estas gradaciones del amarillo nos hablan de un pintor franco y emotivo que quisiera pintar todo el mundo de entusiasmo. Cuadro tras cuadro, nos ofrece un redoble de luces en los que el impulso vital de las cosas clama su canción apasionada entre trazo y trazo de pincel.




7 comentarios:

TriniReina dijo...

Admiro la obra de Van Gogh, toda y en general, pero desde ahora, sin duda, apreciaré más sus amarillos.

Besos

Jorge del Nozal dijo...

Me encanta Van Gogh y su fuerza artística.
Y me encanta como has descrito poéticamente la vida y fuerza de su obra.
Si el pudiera leer esto,te daría un abrazo como el que yo te mando.

GAB dijo...

Suscribo lo dicho. Inmenso Van Gogh.

Saludos!!

Adrián J. Messina dijo...

Hacía rato que no pasaba por aquí, estuve trabajando en un nuevo diseño para mi casa bloguera. Aquí estoy de vuelta en la tuya.

Un abrazo.

Amelia dijo...

Cierto, precioso reflejo de su obra plástica traducida en palabras. Van Gogh, amarillos desprendiendo luz a raudales.
Gracias por expresarlo así.
Un abrazo.

Inés dijo...

Geniales las pinturas de Van Gogh y describes muy bien su pintura .Un saludo.

@Dew@ dijo...

La luz de colores vivos por la que es conocido surgió en obras posteriores, cuando se trasladó al sur de Francia, en donde plasmaba el diario vivir de las comunidades locales.Hermoso verdad?...soy una adicta a la lectura y a mis partituras.Todo arte me enamora.
Por mis tiempos profesionales no he podido dejar comentarios en tu hermosa casita,sin embargo, siempre estoy visitándola.Me encanta entrar a verte y saber que allí, encuentro paz, pensamientos , meditación y cultura.No cambies nunca esa esencia que transmites.Un saludo muy fraternal.Ven a visitarme...cuando gustes!