Pensamientos. La vida como caricia



* Si supieras, amor, lo hondo que viajan por mí tus caricias... Sólo detienen su viaje cuando amanecen estrellas en mis labios. 




¿Por qué no puede ser la vida una larga caricia, interrumpida de vez en cuando por espasmos, sustos, tristezas, angustias o molestias? Cuando cesa la interrupción, la profunda y suave caricia sigue su trabajo de amante alfarera. Y modea tu cuerpo, tu alma como el río moldea el lecho por el que pasa.
¿Acaso no es una caricia la tibia leche que pasa por la sed de ternura del bebé? No es caricia el tobogán, el lápiz juguetón entre los dedos, la almohada que recoge los instantes del día como una noche caliente en la mejilla?
¿No es caricia la alegre melodía de la amistad, el siseo sesgado de las hojas de los chopos, el sonrojo osado de la juventud, el amor nuevo con plumas de gorrión?
Cuando avanzas hacia el futuro, la vida te acaricia una y otra vez. Si permites que la lluvia chorree por tu frente; si permites que el viento apasionado te abrace; si permites que las olas te engullan en sus carcajadas color turquesa... Si permites que la aurora encienda el rosa de tu sangre mientras las aves estrenan su alborozo azul.... ¡Entonces la vida te acaricia con toda su inocente mirada!
¡Hay tantas caricias! Todo es una gran caricia cuando la piel se hace tan sensible que hasta el roce de una mirada la estremece. La vida te acaricia sólo con pasar por los túneles hambrientos de tu respiración. Y su caricia es lenta... y profunda. Tanto como un trino trenzándose en tu oído; como el ritmo de un corazón que te ama... Respira ahora la aterciopelada armonía de tu propia mirada... abierta...


Texto y foto: Volarela


Pavana. Gabriel Fauré





Añado esta exquisita caricia espiritual. Sentida y expresada por mi amiga Mª Jesús:

"Es la caricia de la vida"  por Mª Jesús Muñoz
http://majecarmu.blogspot.com.es/

ES LA CARICIA DE LA VIDA...


Si supieras amor, lo hondo que viajan por mi tus caricias...
sólo detienen su viaje cuando amanecen estrellas
en mis labios. Maite (Volarela)

Los pétalos del alba acarician tus ojos
y la tierra es cacao y trigo, que besa tu garganta.
 Se cuela el aire en tu pecho y abraza el latido,
que sorprendido bombea por los pasillos 
de la entraña.
La luz repica en tus poros y el eco es campana
en el templo de tu cuerpo, que abre el misterio
en infinitas vidrieras y alumbra el silencio,
 que custodia el tesoro escondido 
de tu alma.


El girasol de la mañana juega y despierta
los soles añejos de tu infancia.
 Una fuente-risa fluye extasiada en tus venas, 
 salpicando el paisaje de voces lejanas,
 que acunan tu cielo y tu calma.
Las manos de la tarde acarician tu dolor 
y tu herida...Moldean tu fuerza y tu esperanza
y trazan estelas de eternidades, que pintan
sueños, que ascienden por las paredes
olvidadas de tu casa.


El caballo del tiempo se ha parado a tu lado
y su coraje es caricia, sus crines aliento,
que detienen tu prisa y elevan tu pupila
hacia la infinitud de la belleza.
Mira, escucha, siente e intuye
la intensidad del sentimiento, que late
por los pasillos de tu entraña...
Es la caricia de la vida, que celebra
su plenitud y su dicha en tu noche,
que engendra los pétalos del alba.

Mi gratitud por las imágenes al blog:http://amarguedon.blogspot.com.es
Madrid 20-enero-2014
M.Jesús Muñoz