Libres

Foto: Google Imágenes

LIBRES


Yo soy el aire; y puedo entrar por las rendijas de la vida,
por el pensamiento, por la blancura de un niño.
Y esto es lo que vi en aquella casa,
una más del gran panal del mundo...

Una bailarina, condenada y plegada en su cajita de música,
soñando con el baile blanco de las grullas,
con los pasos de danza que la luna zapatea sobre el mar...
En el charco de sus lágrimas flota una corchea musical.

Vi también…
un loro, condenado por su inocencia de colores,
que colgaba soliloquios en las rejas,
y el hastío sin piedad
enladrillaba sus alas…
En el charco de sus lágrimas flota el iris verde de la selva.

Pero de pronto el ave
gira los huracanes de sus ojos
¡y se exalta como un trueno de flores…!
Una mano de niño, suave, herbosa,
está abriendo la cajita de música;
está abriendo la puerta del loro…

Y un clamor de aleluyas
asciende como coro de hiedras hacia el cosmos.

Yo soy el aire,
y puedo deciros que estremece cabalgar
sobre la libertad.

13 comentarios:

Franziska dijo...

La voz del aire que si pensamos por un instante evoca algo tan poderoso como la posibilidad de estar al mismo tiempo en el mundo entero, que nos ve a todos, que se transforma en muchísimas corrientes, que es apabullante pensar en él, se cuela como el personaje narrador de tu poema y nos cuenta una historia nimia de juguetes, criaturas creadas por las manos humanas para entretener a nuestros niños, juguetes que permanecen abandonados pero que sienten como si estuvieran vivos, te has acercado a un entorno de sueño, al mundo de la fantasía con mayúsculas, al estado mágico, al animismo, todo lo que vive con el hombre tiene alma -cosa que nosotros no aceptamos- y es tal la profundidad de los conceptos que manejas que me has dejado perpleja.
La reflexión última del viento es increíblemente poética, el aire posee todos los conocimientosm lo sabe todo, es mucho más extraordinario que un fenómeno atmosférico.

Perdona, quizás me he liado pero te aseguro que es uno de los poemas más originales que recuerdo haber leído.

Yo soy el aire,
y puedo deciros que estremece cabalgar
sobre la libertad.

Este es, en mi opinión, el hermoso broche final que nos has regalado.

Un abrazo con aromas de vientos cargados de flores de almendro. Franziska

**kadannek** dijo...

La escena del pequeño abriendo la cajita musical liberando a la bailarina en el interior de ésta, es como dejar vibrar todo tu ser, permitirte extasiarse como un niño ante las maravillas de la vida, siempre con ojos de asombro, con una sonrisa limpia, con una expectación que no acaba. Debemos evocar eso cuando nos sintamos encerrados como la bailarina. Ser el aire que da vida a todo, que comunica, que se expande, que juega, que refresca, que no detiene su viaje.

Fascinante leerte.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Maite, alzarte en libertad y dar voz al aire...Ya es un verdadero reto, una heroicidad, amiga...Y es que tu alma sobrevuela la realidad y toma esa niña, que llevas dentro para que vaya liberando a la bailarina de la caja de música y al loro de colores...La bailarina refleja la fantasía, el mundo de los sueños y el otro el alma de la naturaleza con su belleza y sabiduría...Ahí estás tú con tus letras dando libertad a tus sueños y abrazando la naturaleza desde la grandeza de tu alma...
Me encantó por su forma, como un cuento, que vemos con claridad y se graba en la mente.
Mi felicitación y mi abrazo.

Ester dijo...

Mañana saco a la bailarina de la caja y la dejo fuera. Me gusta la libertad es parte de ese viento que se cuela, es la mano infantil. Si te digo que es de lo que mas me ha gustado espero que tus otros poemas no se entristezcan. Un abrazo

Piruja dijo...

Hola Maite, esa ansiada libertad que muchos podemos disfrutar y otros de una forma u otra no la tienen, lo has descrito magníficamente con tus bellas letras, me entristece ver a los animalitos en jaulas o similares y que no puedan disfrutar de la libertad, de su habitad, me gustaría ser ese aire y darles a todos la libertad:)

Besos.

Borja F. Caamaño dijo...

Libertad... Recuerdo que hace años, veinte lo menos, al ver un cártel anunciando créditos naúticos en una oficina bancaria (de las que luego estafaron a los ancianos con las preferentes) había pensado en lo bien que estaría pedirlo, comprar el barco y luego desaparecer en aguas internacionales.

Creo que, sin duda, eso sería libertad.

Lola dijo...

La libertad es algo de todos, como el tiempo, el sol, o el agua, pero no todos la tienen. Bonita entrada amiga.

Milena dijo...

Ya es difícil y complicado hablar de libertad, pero tú lo haces de manera sublime... siendo ¡aire!

Ese loro enjaulado, esa bailarina aprisionada son liberados por una mano inocente... esto me hace pensar en que deberíamos saber salvaguardar algo de nuestra inocencia, y a la vez desarrollar nuestra intuición; siempre las dos van tan unidas...

Has escrito un bello canto a la libertad. ¡Qué el aire nos inspire a todos así siempre!

Como siempre, Maite, me dejas fascinada.
Mil gracias, besos infinitos

Maite S.R dijo...

Franciska: Gracias, la profundidad está en ti, te lo aseguro; yo sólo suelto cabos… Quizá eso es la poesía…
El aire es mucho más… Bella idea: quizá en el aire está todo contenido e influyéndonos; tú sí me dejas a mí perpleja. 
Un montón de gracias por tu opinión; me encanta.
Mil besos

Kadannek: Deberías escribir más… literatura, prosa poética, pensamientos, lo que sea. Tienes una facilidad de palabra que da gusto. Como me dices en otro comentario a mí sobre mostrarse natural, tú eres completamente ya natural y te transparentas al escribir, mostrando una mirada individual preciosa.
Del poema… También me veo reflejada en esa mano que abre la libertad, que se extasia ante cada momento singular y único: es una meta, un sueño ese volver a la mirada pura. Y es necesario sentirse libre dentro para gozar al máximo lo externo.
Un disfrute el compartir contigo.
Mil besos

Mª Jesús: Me gusta cuando dices eso de “sobrevolar la realidad”; lo dices a menudo y es precioso porque implica una mirada que supera lo humano, que comprende y abarca más. Es el deseo de todos ese poder ver más allá y contemplar el inmenso puzzle que vivimos. Yo aún me encuentro muy imbuida en la maraña de la vegetación y te aseguro que no veo más allá de las copas. Eso sí, muero de ganas de ser esa mano y liberar animales encerrados allá donde las haya…  Has adentrado mucho en el poema; en el fondo es nuestra alma la que se expresa. Gracias por tanta bondad hacia mí.
Un enorme abrazo

Esther: Me alegra mucho (y a mis otros poemas hermanitos ;) ) que lo hayas disfrutado, porque amas la libertad. Es la base de todo. Nada pude evolucionar, ni poseer armonía sin ella.
Un placer que me visites
Abrazo bien grande

Piruja: Exactamente así siento yo. Me encantaría que todos los animales fueran libres como el aire.
Un gran placer compartir contigo. Gracias.
Un montón de besos

Borja F: La estampa de un velero sobre el horizonte ya es por sí misma símbolo de libertad. Me encantan los barcos, pero también una moto rumbo al infinito da una maravillosa sensación de libertad. Todo lo que implique realizarse es libertad; hacer aquello para lo que uno ha nacido. Las aves nacieron para volar...
Salud

Lola: Tú lo has dicho, y mejor imposible.
Gracias por tu comentario, Lola.
Un gran beso

Milena: Es verdad. Si permitiéramos a la intuición y a la inocencia guiarnos seríamos sabios.
¡Me contagias tu entusiasmo! :). Mil gracias siempre a ti, seamos como el aire...

Un gran beso :)




Kasioles dijo...

Tienes las alas de ese pájaro, el corazón de niña y las ansias de libertad que hoy impregnan tu entrada.
Has abierto la puerta de tus sueños y has dejado volar tus sentimientos de amor.
Cariños en abrazos.
kasioles

Kasioles dijo...

Agradecida por tus letras.
Aprovecho para desearte un estupendo fin de semana, ojalá que por tu ciudad también salga el sol y acaricie con sus rayos el despertar del día.
Cariños en el corazón.
Kasioles

Maite S.R dijo...

Kasioles: Gracias por tu comentario. La puerta de los sueños siempre nos espera para ser abierta...
Aquí luce un sol primaveral magnífico.
Cariños, linda. Cuídate :)

A Casa Madeira dijo...

Por aqui gosto de observar a liberdade que
algumas aves tem.
Lindo poema.
Prazer em conhecer seu blog.
janicce.