Ascensión



 

 

 

Sonrisas moradas suben por la montaña: somos dos, y un piar amarillo muy grande a nuestra espalda: el sol.

Saltamos de roca en roca, ahuyentando las sombras de las nubes. Mi corazón late ahora como aquella mariposa que se escapa.

Uno, dos; abajo bostezan las casas de juguete; uno, dos, las esquilas de las vacas rasgan la bruma y soplan melancolías verdes... Uno, dos; adiós, lejanas vocecitas, murmullos humeantes del pueblo; hola, silbidos de viento, cantinela afilada entre las piedras.

El cielo está adherido a la cima con un aire apasionado de besos; ¡vamos!, ya queda poco.

¡Date la vuelta!: chillan las marmotas sobre el silencio pulido. ¡Allá se esconde una!, y se le escapa un hijuelo juguetón: ¡más chillidos, más, más estridencias rosas por el valle!

Una flor de nieve* nos recibe ahora con su humildad pelosa. Es una estrella que chispea tímidamente en el áspero roquedal. La tocamos y ella nos deja en los dedos un latido de inocencia.

Ya hemos llegado; el paisaje nos abre su inmenso corazón...

Desde muy arriba, un buitre leonado observa perplejo: dos cuerpos humanos descansan sobre la cima mientras sus almas embelesadas... están  echando el vuelo.


***

Prosa y dibujo por Maite Sánchez Romero- Volarela ("La naturaleza en el corazón") 


                                         * Flor de nieve o edelweis, una flor muy rara en los Pirineos y que es un placer encontrar cuando subes una cumbre, escondida entre las piedras.


                                                   Foto Google Imágenes 

15 comentarios:

Maite S.R dijo...

Con esta entrada pongo el blog en pausa por un tiempo.

¡Feliz primavera y que florezca radiante la flor de vuestra alma!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Tu relato en forma de prosa poética es la metáfora de cualquier sueño...El camino es lento y duro hasta subir a la cumbre, vamos dejando atrás rutinas y costumbres, cambiamos lo seguro por lo incierto...La misma naturaleza nos anima, nos celebra y nos premia, como esa flor de nieve, donde se mira el alma...y extasiada emprende el vuelo de gratitud y libertad...
Muy bello, una visualización que nos dá vida y alas para seguir adelante. Me encanto, Maite.
Mi abrazo de edelweiss y todo mi ánimo.

Franziska dijo...

Bueno, he llegado hasta aquí con el entusiasmo sentido al leer esta maravilla de obra poética, una de las más bellas que yo conozca de tus poemas en forma de prosa, no de expresión ni de fondo. Es misterio y es claridad, la luz se apaga y se enciende, todo pasa con una hermosura de contrastes, formas y voces. La edelweiss -no recuerdo muy bien cómo se escribe y soy tan perezosa que no busco el diccionario, perdonaame- es una planta maravillosa que ya no se encuentra en muchos sitios, es la única especie capaz de florecer en temperaturas extremas y ha sido otra más de sus detalles, delicadezas, llevarla a la imaginario de tus lectores.

Me voy con el disgusto a cuestas, me pesa como si fuera de plomo, la posibilidad de perder el contacto contigo. Te echaré de menos y mucho, de verdad puesdes creerlo. Lo siento de veras y espero que sea aalgo temporal y no definitivo.

Un abrazo muy fuerte y todo mi afecto y admiración. Franziska

Adriana Alba dijo...

Bellísimo!
Sin duda el título "Ascensión" queda bordado.
Tu fina y dulce prosa nos transporta a un lugar mágico donde cuerpo y alma consuman su boda mística.

Te dejo mi abrazo y agradecimiento por tanta hermosura. Gracias Volarela.

Marina Fligueira dijo...

¡Ay, mí querida y admirada poeta!!!

Tú me pareces esa mariposa que se escapa, ¡Mas no va sola, sino que son dos!... O así lo entiendo yo, levanta el vuelo y en su aleteo va dejando esa estela de sentimientos profundos mensajes en metáforas y aunque falta poco para llegar a la cima... Se siente cansada entre el silencio limado de esa montaña alta y por fin se consuma ese fanal mágico.
Con tu permiso, lo copio y aquí lo dejo. Perdona mi atrevimiento.

Desde muy arriba, un buitre leonado observa perplejo: dos cuerpos humanos descansan sobre la cima mientras sus almas embelesadas... están echando el vuelo.
````````````````````````````````````````````````````
Mi felicitación por este hermoso final.


Es una prosa preciosa, fuera de lo común un tanto melancólica y hasta algo difícil de comprender para mí, lo leí y releí, y tiene a mí parecer un destacado mensaje... Bello y profundo a la vez.
Me ha encantado, mi niña. Y ha sido y es siempre un inmenso placer leerte. El dibujo es extraordinario.

Te dejo mi gratitud y mi gran estima.
Un abrazo inmenso y se muy -muy feliz.

Ángeles dijo...

Maravillosa prosa poética que llega hasta el alma y nos hace sentir las mismas emociones que vas describiendo tú. Tienes el don de hacer partícipe de lo que escribes a quienes te leemos.
Así es la vida, luces y sombras en un camino donde de pronto aparece algo tan bello cono ese edelwweiss que siempre crece en lo alto de la montaña como recompensa al esfuerzo que se realiza hasta llegar allí.
Maite, me he enamorado tu lírica que es puro nectar.

Desde el corazón, un abrazo.
Ángeles

Marina Fligueira dijo...

Pasé de nuevo a releer tu texto y no me había fijado que dejaste unas letras diciendo que haces un alto en el camino. Bien reina, pues que estés bien feliz allí donde cante el agua y susurre la brisa cálida) y en tu mente cante un ruiseñor para luego regresar con esas preciosas letras que te engalanan.

Un abrazo inmenso. Preciosa mía.

Marina Fligueira dijo...

¡Te dejo un brazado grande de fortaleza, aciertos e inmensa felicidad! Un abrazo bien apretadito. Besiños.

Marina Fligueira dijo...

Me quedó atrás... Para los cambios.

Kasioles dijo...

Lo cierto es que eres una maravillosa caja de sorpresas, me gusta todo lo que hay en tu entrada.
Eres tierna y soñadora cuando escribes, eres dulce y atenta, también lo digo por lo que acabo de leer en mi espacio, me ha quedado la duda de si era un simple comentario o un maravilloso poema.
¿Cómo no vamos a echarte en falta? Pero entiendo que es bueno desconectar de vez en cuando, volverás con una energía nueva, nos traerás cariños y sonrisas, nos contarás tus sueños y compartirás con nosotros paisajes nuevos, como los que veías al ascender por esa ladera en la que, hasta los edelweis, se abrían para ti y mostraban su belleza.
Mil gracias por todo.
Disfruta de tu descanso y sabes que aquí estaremos, a tu vuelta, para darte un fuerte abrazo.
Cariños para el camino.
Kasioles

Milena dijo...

Nos traes una bella ascensión, Maite, siempre me dejas conmovida... hoy es particularmente entrañable... me he sentido ardilla, o algo así... y resulta que son dos humanos... haces que me reconcilie con toda la humanidad... pero espera... ahora me doy cuenta de que yo también necesito tumbarme... y mirar al cielo... y veo un águila, y la luna y las estrellas... Y me tomo un descanso; tu prosa es todo corazón ♡, y brilla... porque es absolutamente mágica ✨También los son tus dibujos, llevan tu sello, tu magia :)

Te echaré de menos... pero aquí estaré en cuanto regreses... para empaparme de tu poesía que tanto bien hace... Mis mejores deseos, Maite querida, feliz primavera para ti. Y gracias por tanto, por traer tanta magia a la vida. Mil besos y un abrazo bien grande

Ah! me ha encantado conocer la leyenda de la flor edelweiss :)))

Maite S.R dijo...

Gracias con el corazón a cada una de vosotras.

Todas las personas que aquí me he encontrado han sido una piedra preciosa en mi camino.

Por ello, siempre gracias.

Un fuerte abrazo

Piruja dijo...

Hola Maite, ya sabes que me gusta mucho leerte ya que escribes de tal forma que nos haces vivir todo lo que nos cuentas:), me he visto junto a los protagonistas saltando y cantando siendo vigilada por ese buitre que parece que se esta pensando en darnos un sustillo:), magnificas tus letras Maite.
Siento lo que nos dices de dejarnos por un tiempo, espero que no sea por nada malo y solo sea para poder descansar,sabes que te vamos a echar mucho de menos, aquí te estaremos esperando con todo nuestro cariño:). Muchísimas gracias por el enlace al blog, te lo agradezco de corazón, y me voy con tus letras, uno dos hasta pronto guapetona!!

Besos.

**kadannek** dijo...

Ojalá el vieje de todos fuese así de poético, dulce y sublime. Ojalá cada paso que diésemos hasta ese punto cúlmine y asombroso estuviese envuelto de inocencia chispeante y fresca.
Sería hermoso apreciar esferas nuevas con la vista limpia y el corazón liviano. Me parece maravilloso este escrito. Tiene algo que llega profundamente.

Espero que esta pausa no sea demasiado larga, porque tu escritura y su enseñanza, se me hace no sólo adictiva, sino sanadora.

Éxito en tu ruta. Abrazos.

Ceciely dijo...

Qué prosa más bella que has escrito Maite. Lo narras con tal pasión,que me parece estar viviendo los instantes de la Ascención. El final es certero, todo calza en el paisaje. El dibujo ni se diga, es mágico.
Tú vas a tomar un descanso y yo estoy regresando de mi pesado sueño invernal. Igual seguimos... tarde o temprano nos volveremos a topar en otro paisaje.
Un abrazo y buen descanso