Consecuencias de la tecnología en bebés, niños y jóvenes. Doctora Marián Rojas




Os dejo algunos fragmentos de la doctora Marián Rojas Estapé obtenidos de su libro "Cómo hacer que te pasen cosas buenas". Creo que es importante que seamos conscientes de cómo las últimas tecnologías afectan a nuestros hijos para poder protegerlos de ellas.

"El siglo XXI es el siglo de la hiperestimulación; gracias -o pese- a las nuevas tecnologías, el cerebro se ve expuesto y obligado a procesar cantidades ingentes de datos que llegan a nuestros sentidos, fundamentalmente la vista, que irrupen en oleadas o de forma simultánea. Esta hiperestimulación tiene graves consencuencias; los niños y los jovenes, acostmbrados a este bombardeo, precisan estímulos cada vez más fuertes e intensos para motivarse. Esto merma su curiosidad, asombro y ganas de querer aprender algo que vaya más allá del mundo digital. Se encuentran desmotivados y su creatividad e imaginación completamente anuladas. []

La atención del cerebro se desarrolla en la corteza prefrontal. Esta zona se encarga de la voluntad, el autocontrol y la planificación de una tarea. Hay que desarrollar esta zona del cerebro en los niños desde pequeños. Es una de las más importantes de la mente.
Veamos entonces cómo se desarrolla la corteza prefrontal desde el nacimiento.
Un bebé comienza a prestar atención cuando ve luz; a los meses de vida, su atención se focaliza donde encuentra luz, movimiento y sonido. El gran reto de la educación consiste en conseguir que los niños presten atencion a "cosas" no móviles ni luminosas - papel, comida, escritura, lectura, deberes...-. Se trata de encauzar su voluntad y atención para que sean capaces de concentrar su atención de forma voluntaria. Si en ese instante de su vida regalamos a los niños iPads, teléfonos o tabletas, la atención del niño vuelve a luz-movimento-sonido. No es un avance en su corteza prefrontal, sino un retroceso claro, ya que el niño se motiva y responde como cuando era bebé. La única diferenia es que los sonidos son más intensos y las luces y movimientos cambian a una velocidad más vertiginosa.
El cerebro de los jóvenes necesita aprender a focalizar su atención, a desarrollar de manera sana la zona frontal del cerebro, responsable de la voluntad y del autocontrol. Una exposición excesiva a la pantalla inhibe el corrrecto funcionamiento con un claro déficit en la atención y en la concentración. []

La hiperconectividad se encuentra íntimamente relacionada con la hiperactividad. El famosos TDAH -transtrono por déficit de atención e hiperactividad- guarda un estrecho vínculo con ello. Los jóvenes diagnosticados de TDAH poseen grandes dificultades en la concentración y atención y baja tolerancia ante la frustación. El uso prolongado de las tecnologías produce alternativas gratificantes, fáciles y atractivas, pero dificulta el ser capaces de prestar atención a estímulos no digitales. []

Hay que educar offline. , sobre todo a nivel emocional y social. "La comunicación cara a cara ese el mejor modo de aprender a leer las emociones del otro", apuntaba Nass. No olvidemos que la tan conocida inteligencia emocional es una de las claves del éxito en la vida. La pantalla es la peor educadora para lograrla.Aísla y encapsula al niño de todo lo que le rodea. Frena la capacidad de entender las emociones, de conectar con las personas, con sus emociones y anula la capacidad de expresar lo que uno siente mirando a los ojos y no al teclado o a la pantalla. Los jóvenes de hoy no saben expresar sus emociones mirando a los ojos de la persona que tienen enfrente. Eduquemos a los niños para que sean capaces de paladear la vida, las emociones y las relaciones personales de tú a tú, mirando a los ojos de la persona que tienen enfrente.
Los jóvenes conectan más fácilmente con una pantalla, una red social o un videojuego que con la naturaleza, las personas y la realidad."

Además, yo añado el uso perjudicial de la exposición a las ondas wifi, sobre todo en los niños que resultan ser aún más sensibles por estar en periodo de desarrollo de su sistema nervioso: https://www.salud180.com/maternidad-e-infancia/wifi-afectaria-el-desarrollo-cerebral-de-ninos

11 comentarios:

**kadannek** dijo...

Este asunto partió desde mi generación, en los 80 todo esto estalló, pero en el 2000, diría, se intensificó de forma peligrosa y adictiva. En lo personal no me considero alguien adicto a la tecnología, me entretengo con poco y me concentro fácilmente, pero es cierto que hubo épocas en que se me dificultó hallar un buen estímulo e intenté encontrar la motivación que me hacía falta a través de internet, específicamente. Agradezco haber pasado por esas fases para hoy en día reconectar con lo esencial; la naturaleza, el silencio, mi respiración y la interacción cara a cara, alma a alma. Porque sí, he visto camaradas que no son capaces si quiera de responder una llamada, todo tiene que ser escrito y con emoticones (perdón, "emojis" ahora). Eso asusta y decepciona muchísimo. Se pierden de momentos tan únicos como una simple plática de café o una caminata al cerro, pequeños logros y experiencias perfectas para subir el autoestima y hallar otra clase de estímulos.
También observo las generaciones más actuales, en que las bombardean de imágenes, ruidos, colores e información. Ya no hay cómo entretenerles, ni saben estar consigo mismo. Se desconectan mucho del aquí y el ahora. No generalizo, sé que no es así para todos, pero sí para un gran grupo.

Gracias por compartir estos fragmentos tan trascendentes hoy.

Maite Sánchez dijo...

Gracias, Kadannek, por tu valiosa aportación, por tu experiencia y tus acertadas conclusiones.
En efecto, el silencio, la naturaleza, y en definitiva el contacto con la vida real y no artificial es lo que necesitamos. Se nos está yendo la vida misma y los seres humanos cada vez se vuelven más rápidos y con menos atención, más superficiales y sin darse cuenta más insatisfechos, más sumisos y dependientes también... al regalarle tanto tiempo al dios de la tecnología. Los niños se contaminan porque los padres (no digo todos, porsupuesto) ya lo están y no pueden dejar de sucumbir. Internet es verdaderamente delicioso; te ofrece un mundo fácil, atractivo, donde todo el mundo enseña sólo un lado de sí mismo y donde la información no es necesario trabajarla, meditarla o estudiarla: la wiki te lo da todo en unas cuantas frases; Los periódicos y resto de webs te entretienen y te informan a base de pequeñas cápsulas bien digeribles que no es necesrio analizar (vivimos ahora el "pan y circo delos romanos"). Se nos educa (y me incluyo, porque en mi generación del 70 la TV y la escuela ya se encargaba de nuestro adiestramiento mental) haciendo que los niños cada vez sean menos críticos, creativos e idenpendientes.
Es una enorme avalancha la que se nos viene encima con esta locura masiva de tecnología hecha por los poderes a conciencia para atontar y aborregar.
Muchas gracias por compartir conmigo estos temas y rebelarte, pues no somos demasiados los que intentamos detener esta tragedia mental y social.
Un abrazo

Maite Sánchez dijo...

El libro de la psiquiatra Mirian Rojas es muy recomendable por el análisis que hace de las emociones y su impacto negativo en nuestro cuerpo produciendo enfermedades. Ella aconseja y estimula a cambiar la actitud mental negativa por la positiva como fuente de armonía y salud. También toca de pasos temas tan importantes como el que he seleccionado en esta entrada. Y añade que los creadores de Facebook diseñaron esta red como experimento sociológico para hacer que sus usuarios quedaran enganchados psicológicamente a internet el mayor tiempo posible por el sistema de la retroalimentación positiva (tú me apoyas, yo te apoyo) que consiguen los "like" y la carga de dopamina que se libera, similar a una droga. Y de hecho lo han conseguido; basta con mirar en la calle cuántos están pendientes del móvil. Wasap, Twiter, Instagram, etc... son otras tantas herramientas similares.

Aquí dejo al que le interese otra muestra de los que están detrás de Facebook:
https://www.abc.es/tecnologia/redes/20140630/abci-facebook-manipula-algoritmo-noticias-positivas-negativas-estudio-psicologico-201406300950.html

Sindel Avefénix dijo...

Hola!!! Estoy de pasada y no podía dejar de venir.
Es muy interesante el artículo que compartis, yo creo que la tecnología puede ser buena si se utiliza con fines correctos y en personas que ya están listas para usarla. Estoy de acuerdo en que para niños pequeños no es una buena opción, pero los padres modernos no están muy felices con mi pensamiento.
Es para pensar y para leer varias veces a ver si comprendemos que los niños son niños y deben vivir sus etapas a tiempo.
Un beso enorme.

Adriana Alba dijo...

Realmente tan cierto...
Un pena que los niños esté cada vez más atrapados en las redes.
Claro que son necesarias e incluso se aprende con ellas, pero todo en su justa medida.
Excelente artículo para reflexionar.

Abrazos querida Maite.

Ángeles dijo...

Lo que dices en tu entrada es completamente cierto Maite, es aterrador como niños de 7 años ya tienen móvil y antes han tenido una tablet o un mini ordenador con el que han jugado poniendo su atención en estímulos no recomendados. Te puedo decir que hay veces que me asustan los pensamientos de los adolescentes, dan pánico. Antes de las vacaciones escuché algo que me quedé helada. Estaba en el servicio y entraron dos adolescentes que ya venían hablando, Una de ellas le dice a la otra, pues sabes como le puedes echar del Instituto, di que ha intentado tocarte y manosearte y fuera profesor de Física...¡Hazlo y lo verás!
Sali del WC y lo que menos esperaba era encontrarme con dos de mis alumnas y de las mejores... Les dije que si era cierto lo que había escuchado y muy seria me dice la de la propuesta. -Es que si alguien te jode la vida (palabras textuales que me da vergüenza escribir) pues jódesela tú antes...
Me quede de piedra, no se podia dialogar con ellas... Y así vemos como hay muchos jóvenes que buscan emociones cada vez más fuertes y es que ya el móvil les viene pequeño, quieren sentir sensaciones de verdad y cuanto peor sean mejor.

Maite, esto no va a cambiar, te lo digo, porque cada vez escucho y veo una violencia irracional en muchos de nuestros jóvenes y lo que es peor, se agrupan entre ellos para tener más fuerza.

Dese el corazón, un abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Creo que los padres deben de ser muy conscientes de este peligro tecnológico...Desde los colegios deberían impartir cursos de información sobre este tema. Ojalá aún estemos todos a tiempo de que la educación esté orientada lejos de estos "vicios"que retrasan y alteran el cerebro.
Gracias por este interesantísimo post, Maite.
Mi abrazo y mi ánimo, amiga.

Maite Sánchez dijo...

Sindel: No es nada bueno...
Un beso
Adriana: Sí, una pena. Y ese el futuro de nuestros hijos.
Besos
Angeles: Impresionante lo que nos cuentas.
Gracias por tu contribución.
Besos
M. Jesús: Precisamente es en los colegios donde se tiene a los niños rodeados de tecnologia. Es así, una avalancha.
Un beso

Franziska dijo...

En mi opinión, creo que el tema se debería tratar con la mayor seriedad en las escuelas de padres, en las asociaciones, en las reunioness del colegio de los hijos. Creo que siempre ha sucedido lo mismo en nuestra historia de la humanidad, cuando no vemos las consecuencias inmediatas de un acto -y esto no se ve fácilmente- nos cuesta ver su lado malo o pernicioso como se desprende de la lectura que acabo de hacer.

Te agradezco mucho que lo hayas compartido. Un abrazo.

Maite Sánchez dijo...

Así es, aunque ya han pasado unos 15 años que dan más perspectiva sobre el asunto, por eso salen cada vez más alarmas individuales. Sin embargo la inercia social a seguir igual es muy fuerte y lo que molesta o desagrada porque requiere cambios en nuestros hábitos se silencia, olvida o se le quita importancia. Por eso, en mi opinión, no se tomarán medidas y todo va a seguir igual y peor de añomen año.
Gracias, Frsnciska, por tu opinión. Un abrazo.

Ester dijo...

Ya no podemos vivir si ella, está presente en casi todos los ámbitos de nuestra vida, pero como todo hay una medida, a los niños se les educa con ejemplo, se les provoca con emociones, los adultos tambien debemos ser cuidados con la tecnología como con cualquier otra cosa, nad es bueno si abusamos, ni siquiera la leche. Los padres deben saber que es lo mejor y para ello hay libros como el que nos propones. Abrazos